Entradas

Demasiado caro, de León Tolstói

Imagen
León Tolstoi (Rusia, 1828-1910)
Hoy tenemos con el cuento nada menos que al gran Tolstoi ¿y qué diréis que viene a contar?, mejor que lo descubráis por vosotros mismos. Espero seguir recopilando relatos de este gran escritor ruso y que todos disfrutemos de la lectura y aprendamos de lo mucho que aquellos escritores del pasado tienen que enseñarnos. Por si tras leer el relato queréis saber más, aquí os dejo enlaces a tutiplen.
BIOGRAFÍA Y OTROS ENLACES
 ¡Y ahora, a sorprenderse y disfrutar con la lectura!

DEMASIADO CARO
Existe un reino pequeñito, minúsculo, a orillas del Mediterráneo, entre Francia e Italia. Se llama Mónaco y cuenta con siete mil habitantes, menos que un pueblo grande. La superficie del reino es tan pequeña que ni siquiera tocan a una hectárea de tierra por persona. Pero, en cambio, tienen un auténtico reyecito, con su palacio, sus cortesanos, sus ministros, su obispo y su ejército. Este es poco numeroso, en total unos sesenta hombres; pero no deja de ser un ejército. El …

Una noche de espanto, de Anton Chejov

Imagen
UNA NOCHE DE ESPANTO De Antón Chejov

Palideciendo, Iván Ivanovitch Panihindin empezó la historia con emoción: –Densa niebla cubría el pueblo, cuando, en la Noche Vieja de 1883 regresaba a casa. Pasando la velada con un amigo, nos entretuvimos en una sesión espiritualista. Las callejuelas que tenía que atravesar estaban negras y había que andar casi a tientas. Entonces vivía en Moscú, en un barrio muy apartado. El camino era largo; los pensamientos confusos; sentía el corazón oprimido.
«¡Declina tu existencia!... ¡Arrepiéntete!», había dicho el espíritu de Spinoza al que habíamos consultado. Al pedirle que me dijera algo más, no sólo repitió la misma sentencia, sino que agregó: «Esta noche». No creo en el espiritismo, pero las ideas y hasta las alusiones a la muerte me impresionan profundamente. No se puede prescindir ni retrasar la muerte; pero, a pesar de todo, es una idea que nuestra naturaleza repele. Entonces, al encontrarme en medio de las tinieblas, mientras la lluvia caía sin cesar y …

Vicente Blasco Ibáñez: "EL OGRO"

Imagen
EL OGRO Vicente Blasco Ibáñez



En todo el barrio del Pacifico era conocido aquel endiablado carretero que alborotaba las calles con sus gritos y los furiosos chasquidos de su tralla. Los vecinos de la gran casa en cuyo bajo vivía habían contribuido a formar su mala reputación... ¡Hombre más atroz y mal hablado! ... ¡Y luego dicen los periódicos que la Policía detiene a los blasfemos! Pepe el carretero hacia méritos diariamente, según algunos vecinos, para que le cortaran la lengua y le llenasen la boca de plomo ardiendo, como en los mejores tiempos del Santo Oficio. Nada dejaba en paz, ni humano ni divino. Se sabia de memoria todos los nombres venerables del almanaque, únicamente por el gusto de faltar, y así que se enfadaba con sus bestias y levantaba el látigo, no quedaba santo, por arrinconado que estuviese en alguna de las casillas del mes, al que no profanase con las más sucias expresiones. En fin: ¡un horror!; y lo más censurable era que, al encararse con sus tozudos animales, azuzándolo s co…

FÉDOR DOSTOIEVSKI: El sueño de un hombre ridículo

Imagen
EL SUEÑO DE UN HOMBRE RIDÍCULOFédor Dostoievski

I
Soy un hombre ridículo. Ahora ellos me llaman loco. Y eso podría haberme supuesto un ascenso de grado, si no me siguieran considerando igual de ridículo que antes. Ahora no me enfado y todos me parecen simpáticos; incluso cuando se burlan de mí siguen de algún modo pareciéndome especialmente dulces. De buena gana me reiría con ellos –no ya de mí, sino por afecto hacia ellos- si no fuera por la tristeza que siento cuando los miro. Y me siento triste porque ellos desconocen la verdad, y yo sí la sé. ¡Oh, qué difícil le resulta a uno conocer la verdad! Pero ellos no lo entenderán. No, no lo entenderán.
Antes me angustiaba porque les parecía ridículo. Más que parecerlo, lo era. Siempre fui ridículo, y lo sé probablemente desde el día de mi nacimiento. Seguramente supe que era ridículo desde que tenía siete años. Después estudié en la escuela, más tarde en la universidad. Y ¿qué es lo que sucedió? Pues que cuanto más estudiaba, más me conve…